Lo contemporáneo es lo intempestivo: la propuesta de Gucci para el Otoño 2015

Durante la reciente Semana de la Moda de Milán, la reconocida casa italiana dio a conocer su colección Otoño- Invierno 2015/2016 de la mano del diseñador Alessandro Michele, quien debutó como director creativo con una propuesta sorprendente que mezcló lo irreverente del postmodernismo con un claro toque retro.

De acuerdo con Gucci: “los que son verdaderamente contemporáneos son los que no coinciden perfectamente con su tiempo ni se adaptan a sus demandas. En este sentido , nunca están en casa en el momento presente. Pero precisamente a través de esta desconexión y este anacronismo, son más capaces que otros de percibir y comprender su propio tiempo. Contemporaneidad , entonces, es que la relación con el tiempo que se adhiere a ella a través de una desconexión ‘ . (G. Agamben)

En este sentido la colección Otoño- Invierno 2015/2016 de Gucci explora el mundo a través de esta desconexión. No se limita a una simple grabación del presente, sino que encarna ese umbral difícil de alcanzar entre el ‘ya no’ y el ‘todavía no’. Se trata de un umbral  donde las reliquias del pasado se fusionan con signos del futuro.

Dentro de este marco, fragmentos olvidados se incorporan a nuevos horizontes de sentido: flores tomadas de tapices abandonados en áticos, preciosas aves bordadas cual promesas de amor inspiradas en atmósferas georgianas, vestidos plisados ​​cuyos pliegues están inspirados en recuerdos. La colección celebra detalles intempestivos, interferencias por excelencia, discrepancias  que reclaman su discordancia con el presente con el fin de comprender mejor el presente.

Esta nueva colección de Gucci estuvo marcada por el uso de materiales como el encaje, las plumas y las transparencias. Los vestidos con volantes, los estampados florales y los tonos vivos como el rojo, azul y vino también se destacaron en esta propuesta.

No hay lugar para la nostalgia consoladora. Más bien la necesidad de  libertad de construir nuevos significados en la intersección de las temporalidades divergentes. La libertad de elegir quién eres, más allá de lo que ya ha sido dictado por la sociedad.

La ciudad contemporánea como fondo: un lugar de eventos inesperados, desavenencias, remanentes y amnesias. Pero sobre todo, es un lugar para que la mezcla de realidad y el deseo, los testimonios y las profecías , los rastros de mundos preexistentes y atisbos de mundos en formación: las claves necesarias para crear nuevos lenguajes y prever nuevas posibilidades de existencia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.