¿Qué es la moda sin el retoque? Muchos nos hacemos esa pregunta, porque han sido varias las marcas y artistas de esta maravillosa industria que han caído en los gloriosos milagros del Photoshop en sus campañas, y que no han salido bien libradas.

Entre los casos más recientes están el de Beyoncé para una campaña de Lóreal, los retoques de Madonna ocultando sus arrugas y el de Justin Bieber para la marca Calvin Klein -no es un caso particular de esta famosa marca de moda- aumentando su tono muscular.Hay quienes dicen que fue por petición del artista, pero esto demuestra que no es solo cuestión de chicas utilizar esta particular herramienta digital.

BieberMuchas editoras y casas de moda tratan sus portadas y campañas con mucho cuidado, tal es esto que no permiten que un pequeño asomo de carne se les vean a las modelos y es así como el tan maravilloso Photoshop hace de las suyas y termina vendiéndonos ideales que no son naturales, ni saludables para nuestra sociedad, ya muy contaminada por estereotipos que se ponen de moda.

Creo yo, que a veces piensan que nosotros como espectadores no nos vamos a dar cuenta del cambio drástico de muchas portadas, o que es tan pequeño el retoque que nadie lo va a notar… ¡Error! Existen muchísimas páginas en Internet que utilizan este tipo de materiales para mofarse del excesivo abuso de los editores fotográficos para fines comerciales. Nos están haciendo creer que lo que vemos en las portadas es lo correcto, porque es lo actual, es lo que está de moda. Nos venden una falsa idea de la belleza asociada a la perfección.

Y siento que @BertieBrandes en su artículo para ID Magazine, la tiene muy clara “es difícil dar argumentos a favor de una práctica que parece, en esencia, enfocarse en homogenizar la belleza.”. Y eso es lo que hace, dar solo una verdad de belleza: que las mujeres tienen que ser muy delgadas, rubias y bronceadas; o que los hombres deben tener tatuajes, dejarse crecer la barba para verse más maduros y tener una musculatura tipo Hulk.

MadonnaEl retoque en una campaña de moda lo que demuestra es el miedo a mostrar quienes somos, a mostrar nuestra verdadera naturaleza. No necesitamos de mujeres que midan 1.80 centímetros y que solo pesen 58 kilos y que, aún siendo mujeres hermosas, a ellas también les hagan retoques.  Nada mejor que una mujer de 1.58 centímetros que refleje su personalidad y una figura sana de acuerdo a su estatura.

Lo que debemos mostrar son personas de verdad: morenas, pecosas, crespas, lisas, de todos los estilos y razas y utilizar Photoshop en uno que otro efecto de luz o saturación sin llegar a los excesos y caer en el ridículo. ¡Tenemos un nuevo reto en la industria y es saber reconocer que la belleza está en la diversidad!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.