500 mil mujeres de los cinco continentes, han utilizado los implantes PIP con fines estéticos o reconstructivos, aquéllas que aún los portan y quienes ya los retiraron, tienen una última oportunidad de ser parte activa en la nueva demanda contra la firma alemana TÜV, encargada de certificar su calidad.

Por tal motivo, la firma Lozano Blanco & Asociados, hace un llamado a las mujeres de todo el mundo, que tuvieron o tienen en su cuerpo implantes mamarios PIP (Poly Implant Prothèse), para que se vinculen a la demanda ante el Tribunal de Comercio de Toulon, la cual inicia en julio en Francia. Ya están inscritas 1,829  mujeres, de las cuales 1,771 son de Colombia, EU, España y Reino Unido. 13 de Canadá,  10 Australia, 8 Venezuela, 3 México, 3 Panamá. Con 2 Chile, Argentina, Ecuador, Alemania e Italia. Con una mujer inscrita por país, Francia, Turquía, Puerto Rico, República Dominicana, Aruba, Suiza, Dinamarca, Holanda, Austria, Camboya y Japón.

El 7 de junio se cumplieron dos años y medio  desde que se hizo pública la situación de riesgo de 500 mil mujeres que se habían colocado implantes mamarios PIP por no cumplir estándares de calidad. De acuerdo con la autoridad sanitaria francesa –AFSSAPS- los exámenes realizados a los implantes PIP en el año 2010, demostraron que su relleno de gel no era equivalente al descrito por el fabricante y no alcanzaba el nivel de calidad requerido para ser utilizado en implantes mamarios.

Los PIP tienen una tasa de ruptura de entre el 25 y 30 por ciento, versus otras marcas con el 2 y el 15 por ciento.

1,514 Mujeres de Colombia e Inglaterra ya están siendo indemnizadas. El 14 de noviembre del año pasado, la firma Lozano Blanco & Asociados obtuvo la primera sentencia histórica en Francia a favor de las mujeres con implantes PIP, por parte del Tribunal de Comercio de Toulon, el cual condenó a la firma alemana TÜV Rheinland, certificadora de los implantes a pagar una indemnización inicial de 3,400 euros por demandante (cerca de 8 millones de pesos), los cuales ya fueron  entregados a las afectadas.

Las mujeres que no participaron del proceso judicial en el  2013, tienen una segunda y última oportunidad de demandar  a TÜV Rheinland. El Tribunal de Comercio de Toulon abrió la puerta para que las 500 mil afectadas se vinculen al nuevo proceso.

Nathalie Lozano, socia fundadora de Lozano Blanco & Asociados  afirma que  “los hechos, las pruebas, la  tenacidad y la fuerza del equipo ha hecho posible la indemnización al primer grupo de mujeres. Con este resultado positivo, abrimos la puerta a más víctimas para luchar en contra de este hecho atroz e  inhumano que les cambió la vida para siempre”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.